A veces, quien no logra entrar a la universidad pública puede sentir frustración, especialmente si se esforzó para tener un buen promedio y estudió durante meses para presentar el examen de admisión.

Sin embargo, aunque esta situación parezca muy grave, realmente no es así, ya que en la actualidad existen muchas opciones para estudiar una carrera universitaria y alcanzar el sueño de convertirse en profesional.

De hecho, hay universidades privadas que tienen muy buenas ofertas y un excelente nivel académico; tanto, que cuentan con programas educativos reconocidos por las autoridades, los cuales entregan la credibilidad necesaria para acceder al mercado laboral.

Más allá de eso, hay casas de estudios superiores en México que disponen de acceso, calidad, relevancia, innovación y, sobre todo, experiencias inolvidables y enriquecedoras.

Consejos que debes seguir si no lograste entrar a la universidad pública

¿Te interesa saber más acerca de este tema?

De ser así, ¡no dejes de leer! A continuación, podrás conocer 9 consejos que debes seguir si no lograste entrar a la universidad pública que deseabas.

¡Toma nota!

1. No caigas en desesperación

Si te desesperas, tomarás decisiones erróneas y precipitadas de las cuales te podrías arrepentir más adelante: por este motivo, busca relajarte, date el tiempo necesario para retomar tu confianza y pon tu cabeza en orden.

Cuando estés consciente de qué fue lo que salió mal y, en consecuencia, estés en paz contigo mismo, podrás empezar a pensar en cuáles son tus opciones.

Siempre ten presente que sólo es conveniente tomar decisiones con la cabeza fría, pues así garantizas que el camino que escojas te brinde verdaderos beneficios para tu futuro.

2. Analiza tus posibilidades

Hay varias cosas que puedes hacer luego de no lograr entrar en la universidad pública.

Si bien nuestro consejo es que no dudes en lo necesario y conveniente que resulta tener un título universitario, mientras tanto, puedes hacer alguna de estas cosas:

  • Realizar algún curso relacionado con la carrera que deseas estudiar.
  • Emprender un pequeño proyecto.
  • Investigar sobre alguna carrera similar a la que elegiste en primer lugar.
  • Inscribirte en un curso de idiomas.

Por supuesto, esto no significa que el plan que tenías en mente esté mal, pero ya que tuviste la experiencia de no alcanzar tu objetivo, puede ser momento de replantear tu estrategia.

Por otro lado, recuerda que los cursos de idiomas y otras de las alternativas que mencionamos pueden ser muy valiosas, aunque nunca tendrán tanta relevancia como una carrera profesional.

Por esa razón, no permitas que el hecho de elegir una de estas opciones —de manera momentánea— te aleje de la meta principal, es decir, obtener una licenciatura.

3. No pierdas el tiempo

En este análisis de posibilidades, busca información sobre alternativas de ingreso en otras instituciones.

Por ejemplo, existen universidades privadas que tienen dos y hasta tres fechas de ingreso de nuevos estudiantes y son una gran posibilidad para iniciar la carrera que elegiste sin tener que esperar hasta el año siguiente.

4. Ingresa a una universidad privada

La mejor opción que tienes si no logras entrar a la universidad pública es estudiar en una privada.

Ahora bien, ¿qué es lo que debes buscar en la casa de estudios donde vayas a cursar una licenciatura? Hay varias cosas importantes que debes tener en mente y algunas de ellas son:

Buena oferta académica

Con esto, nos referimos a la relación precio-calidad, es decir, una matrícula que no sea muy costosa y que, a la vez, ofrezca la posibilidad de una excelente capacitación.

Entre otras cosas, una buena oferta académica cuenta con programas educativos oficiales y profesorado de calidad.

Además, una institución ideal brinda materias y objetivos de estudio adaptados a las necesidades del profesional actual y a las tendencias de cada campo laboral.

Diferentes modalidades de estudio

En la actualidad, los jóvenes y adultos realizan diferentes labores a la vez, por lo cual tienen agendas muy ajetreadas.

Por ese motivo, una buena universidad privada no sólo ofrece la metodología de estudio tradicional, sino también dispone de alternativas como las carreras online y sabatinas: esta clase de opciones demanda menos tiempo y, por lo tanto, es ideal para estudiantes que deseen trabajar o tengan responsabilidades familiares.

Actividades y áreas de recreación

Si piensas elegir la metodología presencial, la cual nunca deja de ser una excelente alternativa, tienes que enfocarte en elegir una universidad que cuente con una excelente infraestructura.

Aulas en buen estado, espacios de recreación, higiene y mantenimiento continuo son aspectos que igualmente determinan la calidad de una casa de estudios.

Sumado a eso, la universidad debe ofrecer actividades extraacadémicas de gran alcance, como competencias deportivas y eventos artísticos.

Constante actualización

Una universidad privada exige a sus docentes una actualización constante, por lo que sus planteles profesionales siempre están al tanto de lo último en investigaciones y publicaciones: esto se denomina la “frontera del conocimiento”, lo cual es muy importante para ti porque así tendrás la garantía de recibir información actualizada y la mejor calidad académica.

Además, los planes de estudio también se revisan y actualizan constantemente con el fin de asegurar que los títulos otorgados tengan las competencias laborales bien claras y una correlación con lo que solicita el mercado de trabajo.

Uso de la tecnología

En las carreras universitarias, el uso de la tecnología agrega valor a las titulaciones, ya que permite que los estudiantes desarrollen habilidades que les serán útiles para hacer más eficiente su proceso de aprendizaje y para complementar el saber específico.

La incorporación y el correcto uso de la tecnología en educación requiere de un grupo técnico profesional que se ocupe de su funcionamiento en todo momento.

Por otra parte, la institución debe brindar acceso no sólo a clases virtuales, sino también a servicios como bibliotecas y repositorios para permitir que los estudiantes dispongan de todo el material de estudio.

Para ello, es necesario que la infraestructura tecnológica funcione de manera impecable, lo cual estará garantizado si decides entrar a una universidad privada.

Programas de empleabilidad y emprendimiento

Otra de las características de una buena institución privada es que se preocupa por el futuro de sus estudiantes.

Junto con capacitarles mediante programas educativos oficiales, crea programas y estrategias que les entreguen herramientas para triunfar en la vida y desarrollar sus destrezas.

Por esa razón, orienta tu búsqueda hacia aquellas universidades que cuenten con sólidos programas de empleabilidad y emprendimiento; gracias al programa de empleabilidad, incrementarás tu potencial para acceder a empleos y mantenerlos.

Mientras tanto, el programa de emprendimiento te ayudará a pulir tus ideas de negocios y a desarrollar proyectos rentables y adaptados a las tendencias actuales de la tecnología y el consumo.

Powered by Rock Convert

5. Considera otra carrera afín

Supongamos que quieres estudiar Administración de Empresas, pero no quedaste en la lista de selección tras presentar la prueba en la universidad pública.

En ese caso, lo que puedes hacer es pensar en alguna otra licenciatura que comparta algunas materias con esa que deseas para después hacer el cambio y validar tus créditos. Por ejemplo, una opción sería comenzar la carrera de Contaduría Pública o Mercadotecnia.

De esta manera, cursarías varias materias que te podrían servir como preparación para la carrera de Administración de Empresas —que es lo que realmente deseas estudiar— y, luego, ejercer profesionalmente.

Lógicamente, esto implica más años y meses de estudio. Ahora bien, si quieres empezar tu vida profesional cuanto antes, entonces te conviene más estudiar la carrera que desees en una universidad privada de calidad que cumpla con las características que explicamos en el punto anterior.

6. Prepárate para el próximo ciclo

Prepararte para el próximo ciclo es un muy buen plan que te puede ayudar a quedar en la lista para entrar a la universidad pública. Básicamente, se trata de estudiar y esforzarte más para que en el examen de admisión tengas un mejor puntaje y, en consecuencia, consigas tu objetivo.

En este sentido, existen muchos cursos que te serán muy útiles para pasar el examen de admisión de la universidad, así que puedes valorar la posibilidad de inscribirte en alguno que sirva como trampolín para sacar una gran calificación en esa prueba de ingreso.

¿Tienes algún amigo que quiera estudiar en la universidad la misma carrera que tú? Entonces júntate con él y estudien juntos. Dos cabezas siempre piensan mejor que una.

Eso sí, con este consejo sucede lo mismo que con el anterior: prepararte para el próximo ciclo significa que tendrás que esperar un poco más de lo normal para alcanzar el sueño de obtener una licenciatura.

Por eso, aunque es un buen consejo, queda claro que estudiar en una universidad privada es la mejor opción si quieres acceder a capacitación de calidad y obtener el título profesional cuanto antes.

7. Consigue un trabajo

Normalmente, las universidades abren sus convocatorias para un nuevo ciclo académico cada semestre o cuatrimestre: eso significa que tienes mínimo entre 4 y 6 meses para prepararte de la mejor forma que puedas para lograr ingresar a una universidad luego de fallar en tu primer intento.

Una de las mejores opciones que tienes mientras te inscribes en una universidad privada —o esperas el próximo ciclo de la pública— es buscar un empleo que esté relacionado con la carrera que deseas estudiar.

De esa forma, podrás empezar a comprender el mundo laboral que rodea a la profesión que aspiras obtener al graduarte.

8. Realiza un test vocacional

Tal vez, no entrar a la universidad pública en el primer intento tenga un lado positivo: ahora puedes pensar mejor qué carrera estudiar. Después de todo, considera que la licenciatura que elijas marcará el resto de tu vida, así que es una decisión que no puedes tomar a la ligera.

De hecho, puedes aprovechar tu situación actual y tomarte el tiempo suficiente para autoanalizarte e, incluso, realizar un test vocacional, ya que así tendrás una mejor preparación para tomar la decisión correcta, es decir, optar por una carrera que realmente esté alineada con tus objetivos, intereses, habilidades y preferencias.

Además de conocerte mejor a ti mismo, es indispensable que investigues a fondo sobre las alternativas académicas que te llaman la atención: salarios, posibilidades laborales y panorama para el futuro son algunos de los aspectos que tienes que evaluar para determinar si una licenciatura te conviene o no.

También, es importante que analices qué significado tiene una carrera para la sociedad y cuáles aportes brinda.

9. Busca y evalúa universidades privadas

Una vez que has pensado sobre todas tus posibilidades, te recomendamos que busques seguir tu sueño de tener un título universitario y tengas en cuenta a una universidad privada como el lugar ideal para lograrlo.

Reiteramos esta opción ya que este tipo de instituciones tiene una alta calidad educativa y se enfoca en que tu experiencia como estudiante sea la mejor: sus sistemas están pensados para facilitarte los trámites administrativos, darte todas las posibilidades que necesites para ingresar y proponerte diversas modalidades de cursos de acuerdo a tus posibilidades.

En una universidad privada, encontrarás formación integral y grandes posibilidades de concluir tu carrera de grado para después insertarte de inmediato en el mercado laboral o, si prefieres, seguir formándote para obtener posgrados y doctorados que potenciarán aún más tu perfil profesional.

¡Eso es todo! Ya tienes 9 consejos para saber qué hacer si no lograste entrar a la universidad pública.

Recuerda, ¡no todo está perdido! Todavía estás a tiempo de comenzar tu camino en la educación universitaria e, incluso, de tomar decisiones más acertadas que las que pensaste en primera instancia.

Además, las universidades privadas te brindarán educación de calidad y programas académicos avalados por el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE), emitido por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En efecto, el proceso de admisión es sencillo. Por ejemplo, en las instituciones de la red Aliat, puedes hacerlo en 5 simples pasos:

  • Elige la carrera y la universidad donde quieres estudiar.
  • Agenda tu cita en el campus que seleccionaste.
  • Contacta de forma virtual o presencial a un asesor de admisiones.
  • Completa la solicitud y entrega los documentos.
  • Paga tu inscripción.

¡Listo! Ya eres un estudiante universitario de la prestigiosa red Aliat y puedes comenzar a cumplir tus objetivos sin perder tu tiempo.

¿Te pareció interesante esta lectura y los consejos que compartimos? Si te gustó este artículo, ¡no dudes en seguir nuestras entradas de blog para que accedas a más contenidos disponibles que te pueden interesar!

Powered by Rock Convert