Todo futuro mercadólogo debe conocer en algún punto de su carrera el Marketing Mix, herramienta estratégica vital que tiene como objetivo analizar el comportamiento de los consumidores para generar acciones que satisfagan sus necesidades basándose en cuatro componentes principales, también conocidos como las 4Ps.  

El concepto de Marketing Mix fue implementado en 1960 por Neil Borden para definir cuatro elementos que cualquier persona que trabaje en mercadotecnia pueda tener a su disposición y apoyarse en este para generar estrategias y tomar decisiones en las organizaciones. 

En pocas palabras, sirve para definir con mayor facilidad las herramientas que el director de Marketing tiene en sus manos, divididas en cuatro apartados. 

¿Cómo se compone el Marketing Mix? 

Por lo general, esta estrategia se asocia a 4Ps (Producto, Precio, Plaza y Promoción). Sin embargo, cuando se trata de servicios es común ver un modelo de 3Ps más, donde se añaden personas, proceso y evidencia física (physical evidence). 

Aunque en esta ocasión, hemos optado por dejar clara la definición de las primeras 4.  

 

 

Lee también: ¿Cuáles son las ramas de la Mercadotecnia? 

 

 

Producto

El producto es todo lo que se le entregará al cliente final, es decir, lo tangible o intangible (como un servicio), aquello en lo que invierten su dinero y las funcionalidades concretas que este les ofrece para vivir una mejor experiencia desde su compra hasta su uso. 

Algunos ejemplos más claros para entender este punto son:  

  • Forma 
  • Funcionalidades 
  • Calidad 
  • Durabilidad 
  • Servicio de cambio o reparación 
  • Estilo 
  • Facilidad de compra 
  • Despacho 
  • Instalación, etc. 

 

Precio

En esta variable se establece la información sobre el precio del producto que la empresa ofertará al mercado. Este elemento es muy competitivo dado que tiene un poder esencial sobre el consumidor, además, es la única de las 4 variables que genera ingresos. 

Al ajustar el precio, todo lo que componga a la estrategia de marketing se verá impactado, al igual que la demanda del producto. A esto se le conoce como elasticidad precio de la demanda. 

Es crucial tener en cuenta y evaluar el valor psicológico que el producto ofrece a la hora de establecer el precio de venta, es decir, ¿qué sentimiento puede causarle al consumidor?, por supuesto, sin dejar atrás los costos de producción. 

Para definir el precio es importante considerar: 

  • La capacidad de compra del cliente. 
  • Qué tan distinto es su producto de la competencia. 
  • Su estrategia de marketing. 

Plaza

La plaza hace referencia al espacio-tiempo, dónde y cuándo se vende el producto o servicio. En este punto se analizan los canales que atraviesa un producto desde su fabricación hasta que llega a las manos del consumidor final. Además, podemos hablar también del almacenaje, de los puntos de venta, la relación con los intermediarios, el poder de estos, etc. 

Algunas de las preguntas a considerar para definir la plaza son: 

  • ¿Dónde buscan mis clientes mi servicio o producto? 
  • ¿Qué tipo de tiendas prefieren los clientes potenciales?  
  • ¿Cómo se accede a los diferentes canales de distribución? 
  • ¿Cómo difiere mi estrategia de distribución Vs. los competidores? 
  • ¿Necesito una fuerte fuerza de ventas? 
  • ¿Requiero vender en una tienda en línea? 

Promoción

La promoción es la herramienta encargada de dar a conocer un producto o servicio con base en sus cualidades, además, tiene como intención persuadir al consumidor para que lo compre y, al mismo tiempo, reforzar la imagen de la empresa, haciendo que el cliente la pueda recordar y tener presente en su mente para optar por esta en lugar de la competencia. 

Algunas herramientas para llevar una promoción exitosa son: 

  • La publicidad 
  • Las relaciones públicas 
  • El merchandising 
  • La Fuerza de ventas 
  • La localización del producto, etc. 

Ahora que ya tienes una idea más clara sobre el Marketing Mix, tenemos que entender por qué es tan importante implementarlo en las organizaciones: 

  • Una estrategia en nuestros productos permite rediseñar una marca y presentar productos nuevos e innovadores a los consumidores. 
  • La estrategia de precio es crucial para poder atraer al público nuevo y recuperar a aquellos clientes perdidos con el paso del tiempo. 
  • La estrategia de promoción es fundamental para saber cómo realizar campañas en diferentes plataformas, alcanzar a los clientes y hacer que el producto sea notorio. 
  • Finalmente, en cuanto a la estrategia de distribución, podemos valernos de compañías externas que nos ayuden a mejorar la eficiencia del reparto de productos, para que lleguen antes a los consumidores. 

 

 

Lee también: SEO: Presente y futuro del marketing 

 

 

Aprende mucho más estudiando Mercadotecnia

Para conocer más estrategias que te ayuden a consolidar un producto o servicio en un mercado tan competitivo, puedes comenzar por estudiar una Licenciatura en Mercadotecnia, carrera que te dotará de todos los conocimientos y aptitudes necesarias para hacer de ti todo un profesional. 

En Aliat Universidades ponemos a tu alcance un plan de estudios actualizado, diferentes ventajas educativas y a profesores 100% aptos para transmitirte sus conocimientos, de tal manera que al egresar serás capaz de entender conceptos y modelos de Mercadotecnia, generar estrategias de negocios para determinar factores clave de comercialización, aplicar procedimientos para la generación de información de mercado, financiera y mucho más. 

Recuerda que contar con un título universitario siempre te ayudará a mejorar a nivel profesional e impactará directamente en tu calidad de vida y en la de aquellos que te rodean o dependerán de ti en algún futuro. ¿No nos crees? Te invitamos a conocer más al respecto descargando el siguiente e-book gratuito sobre los motivos para estudiar una carrera. 

CTA, motivos para estudiar una carrera