El Área de Experiencia de la red Aliat Universidades invitó recientemente al Mtro. Marco Antonio Villagómez, rector de Universidad ETAC campus Tlalnepantla, a compartir de manera virtual la ponencia “La administración: equilibrio entre los procesos, la rentabilidad y el factor humano”.

 

En ella se hizo énfasis en la importancia de conocer todos los factores que se involucran en la creación de una correcta administración, desde sus principios básicos.

¿Qué es la administración?

Es un proceso cuyo objeto es la coordinación eficaz y eficiente de los recursos de un grupo social para lograr sus metas con la máxima productividad.

Actualmente, las empresas se están moviendo a un escenario en el que se busca, a través de todo un ecosistema, que se pueda entrelazar una organización con sus procesos y con su factor humano. Villagómez señaló “que este equilibrio está encaminado en que los empleados estén comprometidos con su corporación” y no solo estén ligados por una cuestión salarial o contractual, sino porque hay un interés en común y su visión está alineada con el de la compañía en la que labora.

 

Marco Antonio explicó la diferencia entre ser un líder y un jefe. Un líder sabe a dónde quiere llegar y entiende que esto solo será posible con la colaboración de sus seguidores, por lo que facilita las herramientas necesarias para su desarrollo. Un jefe, únicamente trabaja con sus subordinados para realizar acciones que ellos ya han hecho, solo que más rápido, barato y sin involucrar emociones o incentivos.

 

Según un estudio a nivel mundial, 13% de los colaboradores de diferentes firmas y países están comprometidos, el resto no. Entre un 35% y 40% de las personas aborrecen lo que hacen y la diferencia entre estos, están indecisos en sus trabajos.

 

Es fundamental tener un involucramiento positivo con el factor humano de nuestra empresa, ya que así generamos un vínculo de confianza y logramos una mayor resiliencia.

 

Algunos consejos para llevar a cabo una excelente administración son:

  • Planear un escenario de tendencias para saber qué es lo que viene a nivel global, local y de sector.
  • Involucrar competencias y habilidades del equipo de trabajo para saber cómo van a manejar los diferentes retos que se les confieran.
  • Conocer todo el proceso y no solo la parte final. Por ejemplo, si queremos generar innovación primero debemos encontrar emoción en lo que están haciendo los trabajadores. Debemos generar una cultura de la innovación, un compromiso en cada uno de ellos y fomentar la creatividad.
  • Investigar la cultura de la compañía y el cómo se comporta para presentar un plan alineado a su valores y ejecución.

 

Para finalizar, aseguró que “es de suma importancia que todos los líderes desarrollen sus inteligencias múltiples, ya que está comprobado que el éxito de una persona depende solo del 20% del IQ y del 80% de su inteligencia emocional”.

 

Como como líder de una organización debemos tener una visión global, tenemos que empezar con el “todo” para después irnos a la particularidad. Es fundamental saber cómo hacer relaciones positivas con nuestro propio equipo o con otros equipos de trabajo para fluir de una mejor manera y así dar excelentes resultados.