El pasado miércoles 27 de enero, el Área de Experiencia de la red Aliat Universidades invitó a Osvaldo López Nava, licenciado en Relaciones Comerciales, con especialidad en Recursos Humanos, para que compartiera parte de sus conocimientos con su ponencia “El profesional de hoy: candidato idóneo y ganador”.

Osvaldo inició a su conferencia virtual definiendo a la imagen profesional como la percepción que se tiene de una persona por parte del entorno en el que se desempeña, a partir de los estímulos que emana durante su actividad laboral. Estos provienen del aspecto físico, los gestos, ademanes y de la expresión corporal, oral y escrita. A estos elementos se les denomina, respectivamente, lenguaje verbal y no verbal.

  • Lenguaje no verbal: Los gestos, ademanes y expresiones corporales también comunican. Un cuerpo encorvado, con los hombros apretados y el rostro mirando hacia abajo transmite derrota, depresión. En cambio, un cuerpo erguido, con hombros sueltos, una mirada firme y dirigiéndose a los ojos del oyente, transmiten liderazgo, convicción, autoridad, al igual que confianza.
  • Lenguaje verbal: Hace referencia a un tipo de comunicación que implica el uso de signos lingüísticos. Esto quiere decir que requiere, necesariamente, el uso de palabras o expresiones escritas u orales.

 

Los 7 estilos en la imagen profesional

  1. Natural: Conocido también como estilo casual. Es aquel que busca la comodidad como prioridad en su día a día. Suelen usar prendas básicas y cómodas, de cortes simples y colores neutros. Muy pocos accesorios y casi nada de maquillaje. Son personas sencillas, accesibles, amigables y optimistas.
  2. Tradicional: Es muy clásico y conservador, es aquel que prevalece en el tiempo, tanto en la ropa que utilizan como en el corte de cabello. Transmiten seriedad, confianza, organización y seguridad.
  3. Romántico: Delicado y cálido donde prevalecen los colores claros como los pasteles y detalles en las prendas o accesorios como blondas, encajes, tul, lazos, flores, perlas, etc. En el caso de las mujeres son muy femeninas. Además, suelen ser dulces, sensibles y muy amigables.
  4. Elegante: Es sofisticado, pone mucha y especial atención a todos los detalles. Cuidado de pies a cabeza y sobrepone la calidad ante la calidad. Busca proyectar distinción, seguridad y confianza. Comunican alto status y una imagen de éxito.
  5. Seductor: Busca llamar la atención del sexo opuesto. Provocador y con mucha confianza en sí mismo. Proyectan una imagen sensual y atractiva, destacando mucho la silueta con prendas ceñidas al cuerpo.
  6. Creativo: Son aquellos súper originales, que buscan diferenciarse siempre del montón. Se atreven a combinar estilos, texturas, estampados de una manera muy natural, que refleja su apertura de pensamiento. Sujetos que buscan expresar su talento y espontaneidad a través de su imagen.
  7. Dramático: Procura proyectar sofisticación y son aquellos que imponen modas o tendencias. Su interés es impactar a los demás estando siempre un paso adelante del resto. Son personalidades exigentes, modernas y hasta extravagantes.

¿Qué dice cada color sobre nosotros?

La psicología del color ofrece una visión general sobre los sentimientos y sensaciones. De los que ofreció algunos ejemplos:

  • Marrón: Evoca sentimientos de calma y tranquilidad. Sólido y neutral, ideal para cualquier tipo de entrevista.
  • Azul: Particularmente el azul marino, es un color neutral idóneo para el trabajo. Transmite calma y confianza. Por su parte, los azules más oscuros son sinónimo de autoridad y confianza. El azul es además uno de los colores preferidos por mucha gente, lo que siempre será un punto a favor.
  • Gris: Evoca sofisticación y neutralidad. Es el tono ideal para un traje o vestido, porque también transmite cierto poder sin esa sensación de dominio del negro.
  • Negro: Un color muy popular que evoca poder y autoridad. Se trata del tono idóneo para entornos conservadores como, por ejemplo, un despacho de abogados. Sin embargo, también puede ser demasiado serio para una oficina más informal.
  • Rojo: Brillante y poderoso. El rojo transmite pasión y energía. Se puede incluir a través de algún complemento, pero si es demasiado llamativo nos puede hacer parecer muy emocional.
  • Blanco: Fresco y limpio, el blanco es un gran color para camisas y blusas. Este color transmite simplicidad y veracidad, al tiempo que añade algo de luminosidad.

Recomendaciones de vestimenta para una imagen profesional

  • Ropa: Sí a los trajes sastre, pantalón, camisa/blusa de vestir y suéter, jeans con saco, vestido formal a la rodilla; no lleves distractores visuales como escotes, colores o accesorios llamativos.
  • Accesorios: Puedes utilizar reloj, marroquinería, pendientes, anillos y bolsos discretos, folder de piel y bolígrafo. No lleves accesorios de plástico o infantiles, no lleves mochila. Cuida la funda o carcasa de tu celular y asegúrate de traerlo en silencio.
  • Maquillaje discreto, peinado casual (chongo o cabello suelto) y algo esencial, asegúrate de tener las uñas súper cuidadas.

 

Por último, Osvaldo compartió consejos para mantener la imagen profesional a través de las redes sociales:

  • Foto de perfil: Es el rostro que aparecerá una y otra vez al postear información, de ahí la importancia que hay que darle. Aunque no lo creas, los colores de tu ropa jugarán un papel importante en el mensaje que transmitirás. No abuses del Photoshop: una foto muy retocada podría evidenciar tus inseguridades. Tampoco te vayas al otro extremo: un rostro lavado, descuidado o haciendo gestos alocados podría mostrar que eres alguien despreocupado.
  • Comentarios: La gente puede hacerse un juicio sobre ti con respecto a algún comentario que hagas. Trata de evitar aquellos políticos o, si deseas hacerlos, procura ser prudente y respetuoso.
  • Vocabulario: Cuidar el vocabulario es uno de los aspectos más importantes. Alguien que expone un mal léxico demuestra ser irrespetuoso y maleducado. Definitivamente las empresas no querrán contratar a alguien así.
  • Ortografía: Escribir con faltas de ortografía puede restarte credibilidad y dar la impresión de que eres poco profesional.